Impuesto sobre el Patrimonio para ‘No residentes’

Las personas físicas no residentes deben tributar en España por el Impuesto Patrimonio por los bienes y derechos a su nombre que “estuvieran situados, pudieran ejercitarse o hubieran de cumplirse en territorio español” (artículo 5.1.b) Ley 19/1991 del IP).

Además la norma legal establece lo siguiente:

“Los contribuyentes no residentes que sean residentes en un Estado miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo tendrán derecho a la aplicación de la normativa propia aprobada por la Comunidad Autónoma donde radique el mayor valor de los bienes y derechos de que sean titulares y por los que se exija el impuesto, porque estén situados, puedan ejercitarse o hayan de cumplirse en territorio español”.

El Impuesto sobre el Patrimonio tiene diferentes tipos en las respectivas tarifas del impuesto: estatal o autonómicas. Hay autonomías que han aprobado una normativa muy favorable, como es el caso de Madrid que tiene establecida una bonificación del 100% en el Impuesto Patrimonio, mientras que otras Comunidades lo han incrementado, como por ejemplo Cataluña que ha establecido un mínimo exento de 500.000€ (frente a los 700.000€ establecidos por la normativa estatal) y Baleares que aplica desde 2015 una tarifa (con tipos del 0,28% al 3,45%, frente a los tipos del 0,20% al 2,5% de la tarifa estatal). Por tanto, la tarifa de Baleares es, junto a la de Extremadura, la más alta del mundo.

Así por ejemplo, un no residente que deba tributar en España por tener inmueble en Baleares valorado en 1.000.000€, aplicando normativa estatal pagará 732,87€ por Impuesto Patrimonio, mientras que aplicando normativa balear pagaría 1.008,38€. Si el inmueble vale 2.000.000€ pagará 8.190,36€ con normativa estatal y 11.193,49€ con normativa balear. Si vale 3.000.000€ pagará 21.042,37€ con normativa estatal y 28.891,42€ con normativa balear.

Los no residentes extracomunitarios, por ejemplo los suizos y en el futuro los británicos, deben aplicar obligatoriamente normativa estatal, aunque tengan sus bienes en una Comunidad Autónoma que haya aprobado una normativa más favorable

Un ejemplo extremo sería el de un residente en Alemania que tenga en Madrid un inmueble valorado en 5.000.000€. No tendría que pagar nada por el Impuesto Patrimonio mientras que un residente en Suiza o EEUU tendría que pagar 53.546€ por tener ese mismo inmueble.

Concluyendo, los residentes alemanes con inmuebles en Mallorca pueden optar por aplicar la normativa estatal, ya que es más favorable que la balear.

Y merece la pena recordar que siempre es mejor comprar un inmueble entre más de dos personas, porque así cada persona podrá aplicar el mínimo exento de 700.000 euros. Es decir, si el inmueble vale por debajo de 1.400.000 euros, no se pagaría nada por dicho impuesto ya que cada persona puede aplicarse el mínimo exento de 700.000 euros.

Para la compra de inmuebles por medio de entidades jurídicas, hay que tener en cuenta que ello no siempre exime de la tributación por el Vermögenssteuer. Esto es especialmente relevante para los ciudadanos residentes en Alemania ya que desde la entrada en vigor del nuevo DBA Spanien-Alemania, el 1 de enero de 2013, en el artículo 21 de dicho DBA se puede leer lo siguiente:

Artículo 21

Patrimonio

(1) El patrimonio constituido por bienes inmuebles tal como se definen en el artículo 6, que posea un residente de un Estado contratante y esté situado en el otro Estado contratante, puede someterse a imposición en ese otro Estado.

(2) El patrimonio constituido por bienes muebles que formen parte del activo de un establecimiento permanente que una empresa de un Estado contratante posea en el otro Estado contratante puede someterse a imposición en ese otro Estado.

(3) El patrimonio constituido por buques o aeronaves explotados en tráfico internacional, por embarcaciones utilizadas en el transporte interior, y por bienes muebles afectos a la explotación de tales buques, aeronaves y embarcaciones, sólo puede someterse a imposición en el Estado contratante en que esté situada la sede de dirección efectiva de la empresa.

(4) El patrimonio constituido por acciones o participaciones en una sociedad u otra agrupación de personas, o por otros derechos similares, cuyos activos consistan al menos en un 50 por ciento, directa o indirectamente, en bienes inmuebles situados en un Estado contratante o por acciones o participaciones u otros derechos que otorguen a su propietario, directa o indirectamente, el derecho de disfrute de bienes inmuebles situados en un Estado contratante, pueden someterse a imposición en el Estado contratante en que esté situado el bien inmueble.

(5) Todos los demás elementos patrimoniales de un residente de un Estado contratante sólo pueden someterse a imposición en ese Estado.

Cada caso particular necesita de un estudio personalizado. Estas informaciones no sustituyen en ningún caso a un asesoramiento personal. Póngase en contacto conmigo si así lo desea.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.