COVID y Mercado Inmobiliario

La compraventa de viviendas se ha desplomado a causa de la pandemia de coronavirus. Sin embargo, el mercado residencial de alto standing ha resistido muy bien, hasta el punto de que en  incluso aumentó en julio el número de transacciones de mansiones de lujo respecto al mismo mes del año pasado.

Los grandes animadores de este selecto mercado de segundas residencias son los alemanes que, a diferencias de sus colegas de otros países, han podido viajar a España, mayoritariamente en jets privados, sin necesidad de guardar cuarentena a la vuelta.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, correspondientes al mes de mayo, confirman que la compraventa de viviendas cayó un 53,7% respecto al mismo mes del año pasado. Se trata del mayor descenso mensual desde noviembre de 2013, que coincidió con la fase más dura de la anterior crisis inmobiliaria.

Cuando se levantó el confinamiento domiciliario, el mercado residencial prime de las Baleares y la del Costa del Sol tuvo un despertar vertiginoso. Desde el primer momento, las ventas igualaron o superaron los registros de un año antes, cuando no existía la pandemia. Este fenómeno no se ha repetido en el resto del sector inmobiliaria, ni siquiera en el de las viviendas de lujo de las grandes ciudades. En Madrid y Barcelona, aunque los meses de julio y agosto nunca han sido los mejores, ya que los propietarios prefieren poner las viviendas en alquiler durante el verano, las ventas de este julio son equiparables o incluso mejores que las del mismo mes del año 2019.

Todas las agencias de Mallorca dedicadas a las residencias de lujo están teniendo “buenas ventas”.

Los directores de las agencias inmobiliarias especializadas en el mercado de lujo informan de que este verano han llegado “compradores de verdad”, con las ideas muy claras: vienen exprofeso para ver casas, decidir y cerrar la operación. Por supuesto, todos los compradores son extranjeros.

Eso no ocurría antes. “Vienen a posta para comprar, con la firme decisión de adquirir una vivienda”, nos informan.

Incluso se han visto obligados a contratar a más personal por el incremento de actividad de este verano. “Este mes ha sido una locura y el próximo creo que será igual”, nos dicen. “Los compradores“ se sienten seguros en la isla. No les asusta la pandemia. Muchos vienen en aviones privados aunque también los hay que viajan en vuelos regulares. Se hospedan en casas o fincas alquiladas mientras buscan una residencia para comprar”.

En Mallorca los mejores clientes siguen siendo los alemanes adinerados. Alemania al principio del verano aun no ponía obligación de cuarentena a sus nacionales que visitan España, salvo los que lo hacían a Cataluña, Aragón o Navarra.

Los compradores británicos son ahora poco más que una anécdota. Esto también tiene que ver con las limitaciones que ha impuesto su gobierno desde el inicio del verano a los desplazamientos a España.

El mercado residencial prime de las grandes ciudades se ha visto más afectado por la pandemia que los enclaves de la costa con más tirón turístico. Las cuarentenas que se aplican en los países de origen de los compradores se traducen en menos ventas. En estos momentos, los compradores de este tipo de viviendas en Madrid son españoles o extranjeros que ya residen en el país. Algunas agencias inmobiliarias destacan que ahora los propietarios prefieren poner el alquiler este tipo de viviendas cuando hace tan solo unos meses optaban por la venta.

En Barcelona el interés por las áreas urbanas ha sido sustituido parcialmente por las zonas periféricas, especialmente por las costeras. El interés que despertaba Barcelona antes de la epidemia se ha trasladado a localidades como Castelldefels, Gavà y Sitges, así como el Maresme y la Costa Brava.

El confinamiento ha generado nuevas tendencias de búsqueda de vivienda. Los compradores prefieren ahora adquirir residencias en localidades costeras.

Se presagia una probable reducción de los precios. Se estima que “una reducción de la demanda empujará al reajuste de los niveles actuales, de manera que aquellos propietarios que necesiten vender deberán reducir sus expectativas”.

El último informe inmobiliario de ‘CaixaBank Research’ apunta que los precios podrían retroceder entre un 6% y un 9% en el bienio 2020-2021. Los agentes inmobiliarios no esperan volver a los parámetros anteriores a la pandemia hasta 2024. En los precios influye mucho el área geográfica y el tipo de vivienda.

En definitiva, por sus características, el segmento residencial prime para extranjeros de Mallorca, Ibiza o la Costa del Sol no es el reflejo de lo que ocurre en el mercado estándar nacional. A partir de septiembre llegarán los cierres y un proceso de concentración del número de agencias para el mercado nacional. Sin embargo, las agencias dedicadas a los inmuebles de lujo en zonas como Mallorca o Ibiza seguirán teniendo mucho trabajo.

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que acepta su uso. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias AQUÍ